* * *

Misiones (Argentina) con su entrecruce multicultural, su clima y su geografía, fue conformando una identidad cultural propia y peculiar, la cual nos ofrece una original veta literaria para explorar y explotar...

Por qué no, desde la literatura, resguardar en la constancia de la letra, grageas de idioscincracia, cosmovisión, prácticas y acontecimientos socio-históricos de esta nuestra región cultural...

Entonces, y aunque no me aparte de una literatura más "universalista" (sea en sus temáticas o escenarios), deseo aprovechar este medio para ir ofreciendo, con mayor preferencia, una forma de literatura íntima, regionalista...



La noche del fuego (Celebración del equinoccio) [poema]

LA NOCHE DEL FUEGO

Hay en la noche de San Juan
un culto cierto,
pero inconsciente,
al fuego.
Hay una bravata de llamas,
un regodeo de ascuas,
de chispas fatuas
en la ceguera de las tinieblas.

Hay en las horas que las preceden
juegos que esperan
ilusión de casaderas
para convocar al amor
con el poder del anhelo.

Hay una encomienda al Dios Triuno,
una semblanza de Cristo
que enmascara apenas
la memoria oscura
del pagano ancestro,
que sin recelos se expresa,
sin discernimiento,
con inocencia.

Hay una fe que mueve montañas:
¿no lo son, acaso,
los pies desnudos
que se atreven y cruzan
la ígnea senda,
incandescente,
prueba rotunda del temple?

Hay, entretanto, aunque no siempre,
un diamantado cielo de estrellas.
Y un aliento glacial
de novel invierno,
que advierte
–con signo de piel latigada–
un amanecer,
de escarcha, blanco...

Hay en los ánimos jóvenes,
hacia el adusto elemento,
una falta de respeto.
Las llameantes astas
causan revuelos
y estallan las risas
en la huida fausta.

El fuego es una fiera
que ha cedido en su amenaza
y se vuelve –a medianoche–
como un borrego, dócil,

Hay una esperanza de vida,
de retoño,
de sol nuevo
cuando no queman las brasas.
Atávica certeza
este anuo milagro,
críptica expiación,
idilio, pacto.
Cautiva del arcano,
la noche del fuego.

Volver a PAGINA PRINCIPAL
Ir a versión AUDIOVISUAL