* * *

Misiones (Argentina) con su entrecruce multicultural, su clima y su geografía, fue conformando una identidad cultural propia y peculiar, la cual nos ofrece una original veta literaria para explorar y explotar...

Por qué no, desde la literatura, resguardar en la constancia de la letra, grageas de idioscincracia, cosmovisión, prácticas y acontecimientos socio-históricos de esta nuestra región cultural...

Entonces, y aunque no me aparte de una literatura más "universalista" (sea en sus temáticas o escenarios), deseo aprovechar este medio para ir ofreciendo, con mayor preferencia, una forma de literatura íntima, regionalista...



domingo, 20 de junio de 2010

Celebración del solsticio (I) - LA NOCHE DEL FUEGO [poema]

Quedan en el mundo —aunque en focos aislados— restos de atavismo rupestre, cuando el equinoccio mágico, inefable, pleno de sensaciones y reminiscencias metafísicas, se mimetiza
en las alegorías de las celebraciones populares del 24 de junio, fiesta de San Juan…


LA NOCHE DEL FUEGO (*)


Hay en la noche de San Juan
un culto cierto,
pero inconsciente,
al fuego.
Hay una bravata de llamas,
un regodeo de ascuas,
de chispas fatuas
en la ceguera de las tinieblas.
[...]
(*) Obtuvo el 1er. Premio en el Certamen Regional "Cainguás" (1994)

Celebración del solsticio (II) - MENSAJE DE SAN JUAN [cuento]

MENSAJE DE SAN JUAN

Las dos hermanas de Inelda y una prima, se concentraban en ahuecar media docena de naranjas amargas, calar en la cáscara cuatro rombos y lograr un prolijo serrucho en toda la circunferencia del borde. La idea era adecuarlas, obtener seis porta velas y, esa noche, ubicar, cada una de estas luminarias en las ventanas que diesen al frente. Estaban reunidas en torno a la mesa. La cocina de leña crepitaba y sobre el sutil olor de la leña, y el del humillo débil que a veces se escapaba por las junturas de grueso hierro, el invasivo del dulce de naranjas que cocinaban aprovechando el fuego encendido, no pasaba inadvertido, aunque más noble y ligero, el de la canela que llevaba en su cobertura el pancuca en el horno. El pan dulce para el día siguiente, domingo, día de San Juan, y en agasajo al padre que llevaba el onomástico del santo y quien lo celebraba con especial disposición cada año [...]
Leer el texto completo